Saturday, April 23, 2016

Deja vú

A veces tengo miedo de tus besos ausentes y de que algún día me dejes. 
Te burlas de mi dudando del destino como si no hubiera llanto que celebrar. 

En la mañana un gusano de nuestras caricias atraviesa mi cerebro dejando tu olor, dejando tu aroma, dejando la imagen de tus gestos. 
Los recuerdos de nuestra historia me destrozan en el desayuno, mirando la ausencia de tu cuerpo. 
En la casa vacía, fuera de lugar. En el cielo, intocable.

Y al mismo tiempo que vas rozando para destruirlo todo, intento simular que persigues algo que yo tengo.
Mis palabras fueron ecos perdidos en la ciénaga de tus ríos donde el agua nunca llega y el sol apenas quema el aire. 
Me revives con besos que suspiran y luego me matan dos veces. 
Sufriendo el hambre que provocan tus manos.

Incertidumbre en el desierto, a pocos metros del agua que no es agua sino el sueño de alguien que vino buscando la muerte y se encontró tu recuerdo. 
La confusión, las manos tejiendo nudos para ver tus pies desbordándose por toda la ciudad.

Así te recuerdo, con las ideas haciéndose nudos en la memoria. Así te quiero y siento por ti algo extraño y confuso, ojalá algún día te lo pueda decir ...

No comments:

Post a Comment