Sunday, July 31, 2011

La verdadera intención del "perdón".

Perdona, por querer traducir mi deseo en letras y no en caricias todas las noches en las que envés de llamarte me senté a mirar la ventana que absorbe el color de mi calle, desierta y húmeda.

Perdóname la insistencia. Perdóname lo poemas. Perdóname hasta el llanto.
Quisiera explotar en colores que no te dibujaran tan bella y abandonar el personaje que siempre espera ser el protagonista de todas tus mentiras.

Me abandonas a la sombra de cada segundo y me recoge la soledad. Me abraza el destino que en vano sonríe. Son los juegos de un hermoso artificio solemnes a la locura que engendra mis ganas de tenerte.

Perdóname, aunque en el perdón solo haya deseos de estar contigo.