Sunday, June 22, 2014

¿Cómo el corazón bombea la sangre?


Día uno.
00:00 hrs. Guardas en una de tus memorias que el amor tienes límites y conductas: Verla, besarla, acomodarla en tus brazos, ser educado con su familia, ser discreto. Hacerla feliz en resumidas cuentas, es amor.
01:00 hrs. El sentimiento apenas toca el alma empieza a diluir su locura en todo tu sistema.
17:00 hrs. Sonríes, sonríe.
18:00 hrs. Como tinta en una hoja blanca su cuerpo se mezcla con el blanco de tu inocencia. El verde,  las risas que llevan a las carcajadas. El azul, sus ideas. El amarillo, sus historias secretas. Tú y ella son dos sin vergüenzas en medio de una tregua.

Día dos.
18:00 hrs. El humo te ahorca, el beso te humilla, el olor te aferra, el color te anima. Ella es la vida.

Día tres.
18:00 hrs. Olvidas que todo tiene un fin, es su naturaleza. Pero sobretodo olvidas que ya no vas a poder olvidarla ...

Día cuatro, cinco, seis, siete.
15:00 hrs. Preguntas: “¿Donde estás?”
14:00 hrs. Insistes: “Quédate.”
11:00 hrs. Contesta: “No puedo hoy, mejor mañana.”
09:00 hrs. Imploras: “Perdón. Te extraño”

Día ocho.
20:00 hrs. Indagas: “¿Que vas a la fiesta?” “¿A quien conociste en la fiesta?”
21:00 hrs. Las palabras son recipientes donde se coloca el sentimiento pero nunca tocan la realidad, nunca la alteran. Las palabras se queman y se entierran en el interior de la memoria.

Día nueve.
00:00 hrs. Nada.

Día diez.
18:00 hrs. Explotas: “Será mejor que ya no te vea porque no quiero problemas.”.

Día once, doce .... muchos
00:00 hrs. Nada.

Día n.
08:00 hrs. Pero al despertar sólo está ella o lo que queda de ella en toda tu casa. En la cama, en los libros, en las películas que olvidó en tu cajón. En la tasa donde ayer le serviste el café. En la sonrisa que apurabas para complacerla. En la desgraciada luz que le quitaba la ropa hasta desnudarla.

Día antepenúltimo.
23:00 hrs. Ella o lo que queda de ella es más fuerte que tu voluntad. Es más fuerte que el “ya olvídala” de tu memoria.

Día penúltimo.
01:00 hrs. Ella o lo que queda de ella está impregnada en tu ropa. Hasta en tu manera de hablar.
02:00 hrs. Los vicios que te hizo dejar regresan sonriendo a acariciarte el pecho, te soplan el pelo y te cantan una canción. Vas perdiendo la razón porque odias lo que sientes.
09:00 hrs. El futuro junto a ella se pasea por tus zapatos. Abres la computadora y quisieras que hubiera alguna pista, un maldito numero, un maldito color entre tantos pixeles de mierda que atraviesan la pantalla.
14:00 hrs. Un “algo” que indicara que quiere volver a verte aunque sea para que le repitas las razones que tienes para no quererla volver a ver.
23:00 hrs. Entonces das la vuelta y resumes que el amor es sólo un mito occidental patético. El silencio toma forma y te sepulta entre el mundo.

Final.
00:00 hrs. Guardas en una de tus memorias que el amor no tiene límites ni conductas. Que nunca la olvidarás aunque al salir a la calle te convencerás de lo contrario …

Friday, May 23, 2014

Cartas sin enviar: aún te amo pero no recuerdo cómo






Han pasado muchos meses desde que se que estas con alguien más. 

Verte feliz con otra al principio fue como una tortura medieval llevada a cabo en pleno siglo XXI.
El dolor fue parte de lo cotidiano, luego fue costumbre, luego calma, luego resignación, luego risa, luego nada. 

Todo lo que sentí por ti se redujo a un vacío incuestionable. 

Me fui quedando sin razones para cagarla y llamarte un Domingo tarde pidiéndote, implorando verte el Lunes siguiente.

Ayer me hubiera encantado tener ésta sensación de no sentir nada. 

Hubiera dado todos mis discos originales por que el amor que sentía se convirtiera en nada. 

Es gracioso porque hoy esto me asusta y cada que miro el espejo se va haciendo más tarde para todo. Tarde para crecer. Tarde para comenzar a planear una vida que ya se comió la mitad.

En fin, que ésta sensación de crecer inútilmente, más la de ser un saco de huesos que sólo carga recuerdos de un amor verdadero convertido en historia, me asusta, no sabes cuanto.

Ya no tengo nada de ti más que recuerdos que son miniclips de una vida que nunca viví. 

Parece que todos los momentos te los fui regresando uno a uno. No me queda casi nada pues te veo y ya no siento la guerra, la calma y la emoción .

No te pediré perdón porque algún día dije que mi amor era para siempre: Te amo, sólo que no recuerdo cómo.

Friday, May 9, 2014

Cartas sin enviar: El noamor

«Mi amor se ha vuelto gris como la piel de un hombre moribundo» , dice la canción (*).

Pero el amor merece un lugar en el corazón mientras que el noamor sólo juguetea con las tripas, con el pecho y con la risa.
No es amor  pues ya no te busco, pero es un noamor auténtico que aún espera encontrarte con todas sus fuerzas.
El noamor es amor frustrado al que el tiempo y su quietud desesperante le pasaron encima, y todo aquello que alguna vez le hizo hacer promesas ridículas hoy no es más que un recuerdo de algo que no existió.

Pero para ti todo esto pasa invisible, pasa como un gesto que me cuesta formar con todas las partes de mi cara. Es la sonrisa, es el perdón, es un saludo inocente que esconde un noamor tan fuerte. Tan soñadorcon la autentica locura de vivir a pesar de los contratiempos.

Si supieras que mi noamor todavía se atreve a hacer cosas estúpidas por ti y hay risas en sus planes. Planes que si esto fuera amor se llevarían acabo, planes que nunca serán.
Mi noamor sabe que es imposible no sentirse triste porque hoy no te encontré a pesar de que te busqué cada segundo de la tarde.
Mi noamor es sordo, cojo ... pobrecito. He llegado a pensar que mi noamor sólo busca vivir de una manera acomodada, felizmente acorbardado. Felizmente estacionado en algo imposible pero menos triste que amarrarse una cuerda al cuello.

Mi noamor tan patético, ojalá algún día deje de conducirme hacia ti.

Ojalá, maldito loco.


(*) One of my turns - Pink Floyd.

Sunday, February 16, 2014

¿Querer o superar?

Quisiera superar lo insuperable.
Superar lo inamovible.
Superar lo que no cabe en una palabra.
Superar lo que no te dije.
Superar los recuerdos que no existieron.
Superar el plan que llegó tarde.
Superar todo lo que tuve decir para no verte.
Superar el día que te conocí.
Superar cuando te reías.
Superar las escenas incómodas que tuvimos que soportar.
Superar mi molestia.
Superar tu silencio.
Superar la inocencia .
Superar el pasado, superar el tiempo.
Superar que aún te deseo.
Superar que nunca haré nada.

Nada, nunca.
Superar que no te quiero, sólo quiero, por fin .... superarte.